Cómo controlar los antojos: Tres maneras de lograrlo

By -

Sabemos que merendar es recomendado para hacer buenas decisiones nutricionales. Pero en ocasiones deseamos una barra de chocolate en lugar de una porción de fruta con requesón. Puede ser que otros factores intervengan con esos antojos, como fatiga o estrés. Estas tácticas te ayudarán a no consumir porquerías.


  1. Da un paseo: Investigadores de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, encontraron que una caminata puede ayudar a evitar las meriendas inconscientes. En el estudio, publicado en 2012, los sujetos que dieron un paseo de 15 minutos a paso acelerado consumieron menos de una golosina de chocolate que aquellos que no caminaron. “El estrés, el aburrimiento y la fatiga son factores que nos pueden provocar merendar cuando no tenemos hambre”, dice Hwajung Oh, Ph. D., e investigadora del departamento de deportes y ejercicio de esa universidad. El ejercicio combate estos factores ayudando a evitar bocadillos innecesarios.
  2. Duerme más: Se ha demostrado que la falta de sueño está asociada con comer en exceso en general; pero nuevas investigaciones sugieren que pueden promover el abuso de las meriendas específicamente. En un estudio reciente de Centre for Sleep Research, en Australia, las personas que durmieron cuatro horas cada noche eran más propensas a comer meriendas en exceso que personas que durmieron más. “El dormir inadecuadamente puede cambiar los niveles de las hormonas guerlina y leptina del cuerpo, que regulan los sentimientos de hambre y satisfacción respectivamente”, dice Jessica Crandall, dietista en Denver y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietas. El dormir entre siete y nueve horas puede restaurar el balance de esas hormonas.
  3. Altera tu ambiente: Si te tienta merendar en el mismo lugar o a la misma hora del día (cuando te sientas frente a la TV después de la cena, por ejemplo), otros factores podrían estar afectándote. De acuerdo con un estudio publicado en el Journal Annual Review of Nutrition en 2004, la iluminación y la temperatura pueden afectar cuánto comes. Mantén el termostato a una temperatura más alta, o ponte un suéter si no puedes controlar el aire acondicionado, porque los sujetos en este estudio comieron más en temperaturas frías. Y opta por luces brillantes. La investigación indicó que el bajar las luces puede provocar a las personas consumir más comida.
Fuente: Voces.huffingtonpost.com

Que opinas de esto?:

avatar
Santiago Contreras


Get Widget