Las pruebas comienzan a aparecer y en la tragedia de Chapecoense empieza a sobrevolar la palabra negligencia. Este mediodía se conoció el audio del piloto, Miguel Alejandro Quiroga Murakami (quien además era uno de los dueños de Lamia), con Jabeth Lombana, operaria de la torre de control del Aeropuerto Internacional José María Córdova. Y la desgrabación deja en claro que el avión se quedó sin combustible, provocando la falla eléctrica total y un tardío pedido desesperado de aterrizaje.

Estando a sólo 13,2 kilómetros del aeropuerto de Rionegro y aún a 9.000 pies de altura (2.700 metros) y tras pedir descenso por falta de combustible pero sin activar la alarma de emergencia, el piloto dice: “Lamia 2933 está en falla eléctrica total y sin combustible”. Ante esta revelación, la controladora le avisa que los bomberos ya están alertados en la pista y le da vía libre para aterrizar. Entonces se da el siguiente diálogo.

Piloto: -Solicito descenso inmediato. ¡Vectores! ¡Vectores, señorita! ¡Vectores a la pista!

Operadora: -En el radar se perdió, no lo tengo. Notifique rumbo ahora.

Piloto: -Estamos con rumbo 3.6.0. ¡3.6.0!

Operadora: -No lo tengo con la altitud.

Piloto: -Nueve mil pies, señorita. ¡Vectores, vectores!

Operadora: -Está a 8.2 millas de la pista. ¿Qué altitud tiene ahora?

Piloto: … (ya no contesta)

Fuente: Ciudad

Comentarios

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY