Nuestro sistema inmunológico es el encargado de enfrentar las enfermedades que a nuestro cuerpo atacan, algunas veces, por la alimentación, el estrés o algunas otras razones, este sistema pierde fuerza, logrando que nuestro cuerpo esté expuesto a ciertas enfermedades.

Quizá al pensar en agua fría solo se nos ocurra que sea para refrescarnos en un día soleado, pero existen más fines para utilizar a esta temperatura. Uno de ellos, incluso podría a ayudarnos a mejorar la circulación, o aunque pareciera contradictorio, evitar migraña o incluso resfriados.

Lo único que debemos hacer es llenar un balde de agua donde puedas colocar los pies y agregarle alrededor de 18 cubos de hielo, deja que el agua se enfríe con el hielo por un par de minutos y en ese momento, introduce tus pies por 15 segundos.

Es probable que al principio sientas mucho frío en tu cuerpo pero rápidamente, se aclimatará a la temperatura del agua. Puedes utilizar este procedimiento por 15 días por las noches y empezarás a ver los cambios.

Además de la migraña, realizar esto, puede ayudar a combatir las várices o incluso aliviar el síndrome premenstrual, todo porque al meter y sacar tus pies del agua, tus músculos de los pies se llenarán de oxígeno, teniendo esa sensación de alivio y vigor.

Comentarios

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY