Algunas personas acuden al kefir para luchar contra problemas digestivos y fortalecer su sistema inmunitario. ¡Y hacen bien! El kefir es, gracias a sus innumerables nutrientes, un alimento muy saludable. Su sabor es algo agrio y puede que te recuerde al del suero de leche.

El kefir se hace fermentando leche mediante el hongo del kefir (formado por levadura y bacterias), lo que hace que la lactosa se transforme en alcohol, además de en ácido láctico y dióxido de carbón. Esta es la razón por la que el kefir es algo gaseoso y tiene un contenido en alcohol de entre un 0.3 y un 2%.

Pero, ¿por qué es el kefir tan saludable?

El kefir tiene un gran número de nutrientes y vitaminas, como la A, B, D; además de ácido fólico, yodo, magnesio, hierro y calcio. Así mismo, el kefir contiene probióticos naturales, que estimulan el tracto intestinal, luchan contra bacterias dañinas y mantienen nuestra flora intestinal saludable. Todo esto es importante para tener un sistema inmunitario fuerte. El motivo por el que el kefir es más saludable que la leche y los productos lácteos es que, además de las bacterias ácido-lácticas, también contiene levadura, aminoácidos y acetobacterias.

Además, el kefir retrasa el envejecimiento de la piel, regula la presión sanguínea y ayuda contra el cansancio, nerviosismo y problemas de sueño. Así mismo, se piensa que el kefir es bueno para enfermedades del corazón, vejiga, hígado y estómago.

Gracias a su alto contenido en proteínas y, al mismo tiempo, bajo en grasas, el kefir es un complemento ideal para cuando estés haciendo dieta. Una flora intestinal saludable es también importante para conseguir una buena figura y una piel sin espinillas. También puedes hacerte una máscara facial con kefir si quieres una piel más clara.

El kefir puedes comprarlo, pero también hacerlo en casa. Para ello necesitas solo leche de vaca, oveja o cabra y un hongo de kefir. Pon la leche junto con el hongo en un recipiente bien sellado y déjalo a temperatura ambiente y en un lugar oscuro durante dos días. Luego solo tienes que sacar el hongo y ya está listo tu kefir casero. El kefir industrial tiene lactosa, por lo que si padeces intolerancia, quizás sea conveniente hacer tu propio kefir.

Sin embargo, no es bueno tomar mucho kefir, puesto que una gran cantidad de bacterias ácido-lácticas pueden dañar tu flora intestinal. No es recomendable beber más de 1 litro de kefir al día. Lo ideal es de 0,5 a 1 litro, para fortalecer activamente tu flora intestinal y sistema inmunitario.

El kefir no solo sabe bien en forma de bebida. También puedes utilizarlo para hornear y cocinar. Si aún no has probado esta saludable bebida, ya te hemos dado unos cuantos motivos para hacerlo.

Comentarios

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY