Esta es una historia realmente insólita y real la cual nos muestra que todo lo que existe en la actualidad pudo haber tenido un pasado sombrío.

Revelan que esta persona había muerto de sífilis una vez que abren el ataúd su cadáver revela un oscuro secreto. En el año de 1922 una mujer llamada Mollie Maggie quien trabajaba en una fábrica de los Estados Unidos había muerto de una hemorragia en su vena yugular; un año antes de morir su cuerpo había comenzado a deteriorarse de forma rápida.

Primero fueron sus dientes se fueron deteriorando uno a uno por el cual debían ser removidos; al final la causa de su muerte había sido diagnosticada como sífilis.

Sin embargo tiempo después descubren algo sorprendente, de hecho Molly no fue la única que murió de este mal muchas mujeres más también y todas trabajaban en la fábrica de relojes, pintando los números fluorescentes el cual tenía radiación y estas mujeres al momento de pintar mojaban el pincel con sus labios y consumían el químico sin saber que era algo negativo para su salud.

Molly lamentablemente fue la primera víctima, sin embargo no fue la última ya que sus compañeras habían seguido sus pasos; las mujeres deciden denunciar dicha empresa pero estos gastaban una fortuna elaborando estudios falsos para comprobar que esta radiación no afectaba la salud.

Cuando fallece un hombre el caso fue tomado enserio, abrieron otros ataúdes no hubo más dudas el resultado era el mismo. Los medios se anunciaron y hubo protestas, ya las empresas no podían seguir ocultando la realidad. Ya en 1938 los dueños fueron reconocidos como culpables. Informa ElleNotas

Comentarios

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY