Es increíble el daño que provocan algunas adicciones. Aunque puede haber varias causas, ha llamado mi atención el caso del tabaco y su efecto en los jóvenes, pues muchos de ellos asumen que el cigarro les dará personalidad, cuando en realidad dejará terribles consecuencias en su salud. Entre los consumidores es normal fumarse más de una cajetilla diaria, aunque saben los daños que pueden experimentar y en las cajetillas se muestran imágenes de los efectos, ellos se justifican diciendo que de algo van a morir, que han conocido personas que fuman por años y no les pasa nada, o que simplemente son así y nadie puede cambiarlos.

Aquí algunos puntos a considerar para animarte a despedirte de este vicio:

1.- Uno de cada cinco adolescentes fuma

Aunque hace algunos años los jóvenes iniciaban su relación con el tabaco a los 18 años, las cifras actuales indican que lo hacen a los 13 años. Esto hace más profunda la adicción y les dificulta dejarla.

2.- Fomenta varios tipos de cáncer

Cada cigarro tiene más de 4 mil sustancias distintas y por lo menos 70 de ellas ayudan a que el consumidor desarrolle cáncer de pulmón, boca, garganta, esófago, páncreas y más.

3.- Reduce la esperanza de vida

La mayoría de las personas que fuma muere antes de los 65 años. A nivel mundial fallecen 5 millones de personas anualmente por su adicción al tabaco y se espera que para el 2020, esa cifra se incremente a 10 millones.

4.- Este hábito reduce el desarrollo de un país

Pues los trabajadores que fuman tienen un desempeño menor en relación a los compañeros que no poseen el hábito.

5.- Por cada muerte por tabaquismo hay 20 personas más afectadas

Esto se debe a la convivencia con el fumador, pareja, hijos, otros familiares y amigos, también sufren las consecuencias, ya sea generando sus propios trastornos o desgastándose al cuidar a un fumador enfermo.

6.- Muertes por humo de segunda mano

600 mil personas mueren al año por exponerse al humo de tabaco.

7.- Hay grandes beneficios al alejarse del tabaco

Las mejorías serán notorias después de unas semanas, entre las principales destacan que entre uno y meses después se irá la tos y la sensación de que a la persona le falta aire. 10 años después de que se deje de fumar se reduce el riesgo de cáncer de pulmón, páncreas, garganta y esófago hasta en un 50%. En 15 años después de que se deja de fumar, las arterias coronarias regresan a su estado normal, el de alguien que nunca probó el cigarro. Además, la persona notará que su sentido del olfato y del gusto mejorarán.

Lo mejor es alejarte de estos hábitos que reducen tu calidad de vida. El tabaco no te hace ver más interesante o sofisticado, acaba contigo y con tus seres queridos.

Comentarios

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY