Muchas personas hoy en día cuando ven un problema en la calle suelen hacerse a un lado; la verdad es que ayudar al prójimo es una de las enseñanzas que Dios nos ha dejado.

Sin embargo por continuar con nuestra realidad dejamos a un lado a quienes necesitan de una ayuda. De esto se trata la vida en ayudar a los demás es por ello que te mostraremos la historia de un joven quien fue testigo de un terrible abuso y además intervino para hacer la diferencia.

John Russell es un hombre soltero de 30 años de edad, le gusta ir al gimnasio y salir a comer en diferentes restaurantes. Una tarde estaba por ir a su restaurante favorito sin saber que unos adolescentes le arruinarían la tarde.

John se sienta cerca de la venta y decide pedir su comida, una vez que se dispone a comer lo interrumpe la risa de unos jóvenes por lo que miro alrededor y se dio cuenta que el ruido no venía de las demás mesas.

Pocos minutos después se da cuenta que vienen del baño y fue a ver qué pasaba, cuando entra al sanitario quedo asombrado; 2 adolescentes se morían de la risa porque un anciano no podía parase del sanitario ya que se había quedado atascado.

John tenía un coraje pero se mantuvo tranquilo y sin pensarlo inmediatamente ayuda al anciano, el hombre derrama unas lágrimas al ver el gesto de John.

Es triste ver como los jóvenes carecen de valores y tengan poca compasión con las personas de mayor edad. Informa ElleNotas

Comentarios

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY